Un año después: valentía, desafíos y éxitos

By Global Fund for Children | April 20, 2020 | The Americas | Freedom from Violence & Exploitation, Gender Equity

Nota del editor: Esta entrevista también está disponible en inglés.

En esta entrevista, ASOGEN comparte historias sobre su trabajo con niñas que han sobrevivido la violencia de género en Guatemala.

En los departamentos guatemaltecos de Chimaltenango, Sacatepéquez y Sololá, ASOGEN es la única asociación comunitaria que brinda a los sobrevivientes de violencia de género la asistencia legal, los servicios médicos y el apoyo psicológico que necesitan. En reconocimiento a este trabajo, la organización ganó el primer Premio de Valentía Juliette Gimon en el 2019.

En un reciente encuentro transnacional de organizaciones socias del Fondo Global para la Niñez (GFC, por sus siglas en inglés), nos reunimos con la psicóloga Edith Quisque y la procuradora legal Lizbeth García de ASOGEN. Nos compartieron noticias de la organización y el impacto que ha tenido el premio un año después.

ASOGEN ganó el primer Premio de Valentía Juliette Gimon en 2019. ¿Cómo han utilizado los fondos del premio?

Lisbeth: Los fondos estaban destinados para la implementación de una cámara Gesell dentro del hospital de Chimaltenango. La cámara Gesell es un sistema de anticipo de prueba utilizado en los procesos penales. Se obtiene la grabación anticipadamente para que las menores, cuando se encuentren en un proceso penal, no tengan que enfrentar al agresor.

En este caso, ya se obtuvieron los permisos para la construcción, ya se realizaron los planos del espacio y ya está elaborado el presupuesto. Únicamente faltan unas autorizaciones legales para que se pueda dar la negociación con las autoridades del gobierno.

Una parte de los fondos se ha utilizado para pagar horarios de algunas profesionales, en virtud que el gobierno no ha cubierto esta parte. Otra parte se ha utilizado en seguridad: se instalaron unas lámparas detectoras de movimiento, debido a la atención que se debe dar en el albergue desde muy temprano.

A girl turns her head as she writes a message on a white wall filled with green and blue sticky notes.
Participantes en un taller de ASOGEN. © ASOGEN
¿Han tenido alguna historia de éxito este año que quieran compartir con nosotros?

Edith: Yo creo que no es una historia, sino que son muchas historias que hemos tenido en ASOGEN. Se han obtenido sentencias con adolescentes y niñas que han asistido tanto al área legal como al área psicológica. Se ha visto un cambio rotundo. Lo que más me llena a mí como psicóloga es los comentarios que hemos recibido de las personas beneficiadas.

Por ejemplo, un comentario que me hacía una mamá sobre su niña de cinco años fue: “Al llegar al hospital, ella no quiere entrar. Ella siempre quiere que yo esté con ella, y yo no veo cambios.” Entonces, decidió asistir a ASOGEN. Ahora la niña es muy desenvuelta. Ya come, ya duerme, ya juega, ya pinta. Volvía a ser la niña que era antes. Eso es el objetivo que como ASOGEN perseguimos.

A lograr que las niñas vuelvan a encontrar sentido a la vida, no sé si me llena más a mí o les llena más a ellas.

El año pasado, también brindamos talleres en Escuintla, uno de los departamentos más afectados por la erupción del volcán en el 2018. En el 2018, empezamos a brindar talleres, y debido a los cambios positivos y significativos, la directora de otra escuela se acercó a nosotras y pidió esos mismos talleres con sus alumnos. Entonces ya el año pasado los planificamos. Fuimos a impartir esos talleres, pese a las condiciones climáticas, porque había lluvias fuertes y calores elevados. Todo eso fue de aprendizaje y de tolerancia para nosotras, porque eran cambios bruscos.

A pesar de eso allí íbamos, sin decir “no,” siempre por ayudar a la adolescencia.

August 2018 visit to ASOGEN in the aftermath of Volcan de Fuego
El personal de ASOGEN después de la erupción del Volcán de Fuego en 2018. © GFC

También, este año logramos capacitar y empoderar económicamente a señoras adultas. Llegaron a la asociación, les brindamos los talleres, y les otorgamos herramientas y materiales para que ellas emprendieran su propio negocio.

Lizbeth: Todo este apoyo ha servido para seguir adelante en la lucha de la defensa de los derechos humanos de niñas y niños adolescentes y también mujeres adultas.

¿Cómo las podemos ayudar de aquí en adelante?

Edith: Las visiones que tenemos son bastante amplias. Uno de nuestros sueños es tener instalaciones propias. A veces, tenemos que movernos de un lugar alquilado a otro. Nos afecta a nosotras, pero más a las usuarias. Llegan a la casa donde estábamos antes y luego ya no nos encuentran o tardan más en llegar a nosotras. Hemos tratado de siempre tener el mismo número de teléfono para que por le menos nos llamen y nosotras las ubiquemos. Tener instalaciones propias sería lo mejor. Un transporte también: cuando brindamos talleres con adolescentes, a veces tenemos salidas, y buscamos que sean en lugares más amplios y tranquilos.

También necesitamos fondos para el personal profesional, porque en cuestión de política y con el cambio de gobierno, no sabemos si realmente nos van a apoyar o no. En 2019, el gobierno no nos apoyó en nada. A pesar de eso, nunca hemos dicho, “Ya no voy a trabajar, no quiero trabajar,” sino que lo contrario. Hemos brindado la atención de igual manera—en el mismo horario, en los mismos días. Nos apasiona lo que hacemos y estamos logrando los objetivos. Y al ver esos cambios y los logros, creo que cuando sentimos que ya no podemos, avanzamos un poco más.

¿Quieren hablar de este encuentro, de sus reflexiones y de qué han aprendido?

Edith: En lo personal me ha servido mucho. Me voy con unas nuevas metodologías para aplicarlas en los grupos de apoyo para adolescentes. Yo creo que estas alianzas nos ayudan.

No estamos en Nicaragua ni en Honduras, pero los conocimientos los vamos a trasladar a Guatemala.

A group of five people have a discussion while sitting on a wooden floor, around a piece of flipchart paper.
Participantes en un encuentro transnacional de GFC para empoderar a las adolescentes, en enero de 2020 en Honduras. © Eli / Artemisa Honduras

Lizbeth: También de mi parte, agradecer a GFC por este encuentro que ha sido muy provechoso para todas. Desde ASOGEN, por el trabajo que se hace, nos fortalece para seguir con el trabajo que se hace con las niñas, niños y adolescentes. Muchas gracias.

¡No se pierda el anuncio de los próximos ganadores del Premio de Valentía el 28 de abril de 2020!

Share this story

Impact in Your Inbox

Stay in the know about what’s happening at Global Fund for Children, including news and stories, special events, and more!

Recommended Stories Read All

Kim McClain, GFC's Regional Director for the Americas, examines how community-based organizations complement school systems to keep girls from dropping out.
The Americas
In the face of extreme challenges, ASOGEN is working toward justice and equality for hundreds of girls who have experienced gender-based violence in Guatemala.
The Americas
Global Fund for Children is thrilled to announce the finalists for the inaugural Juliette Gimon Courage Awards.
Africa & The Middle East, Europe & Eurasia, South Asia, The Americas
Our partner ASOGEN shifts into a new phase of their work with children affected by the Fuego volcano: helping them to cope with grief and loss.
The Americas

Global Fund for Children (GFC) UK Trust, created in 2006, is a UK registered charity (UK charity number 1119544). We work to generate vital income, create new fundraising opportunities, and raise awareness of the invaluable work of GFC’s grassroots grantees. Our aim is to extend the reach of GFC in the United Kingdom, Europe, and beyond.

Contact
86-90 Paul Street
London EC2A 4NE

[email protected]